INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Control

En la miscelánea fiscal que el Congreso aprobó esta semana hay una modificación muy importante con la cual se establecen controles a abusos y excesos de muchas de las fundaciones altruistas, o supuestamente altruistas, que abusaban de privilegios tributarios. 

De acuerdo con la nueva disposición propuesta por la SHCP, las fundaciones u organizaciones altruistas que obtengan más del 50 por ciento de sus ingresos de actividades distintas (ventas de productos y servicios) a los donativos legalmente recibidos, perderán la autorización de deducir impuestos. 

Esto resulta fundamental ya que muchas fundaciones realizan actividades comerciales alternas que, amparadas por el altruismo, evadían impuestos además de que desviaban recursos de los fines de beneficencia que les daban origen. 

El reporte de Donatarias Autorizadas 2019 revela que las personas morales amparadas en esta figura recibieron 47 mil 659 millones de pesos de donativos, mientras que obtuvieron de otros ingresos transacciones lucrativas por 132 mil 323 millones de pesos, esto es casi el triple. 

De acuerdo con la modificación actual, cualquier asociación acreditada como donataria sólo podrá deducir un tope de ingresos diversos de 10 por ciento de su captación total y, de rebasar un 50 por ciento en este campo, perdería sus privilegios fiscales. 

Claro ejemplo de estas anomalías es el Nacional Monte de Piedad que obtiene casi el total de sus recursos de los intereses pagados por quienes empeñan sus artículos, lo que es abiertamente su gran negocio. 

AHORROS 

La extinción de 109 fideicomisos permitirá al Gobierno el manejo directo de programas de beneficios a diversos sectores con recursos por 68 mil 400 millones de pesos. El compromiso es seguir atendiendo a los grupos destino de esos apoyos. 

El manejo irregular de muchos de los fideicomisos desaparecidos por decisión del Congreso de la Unión, quedó de manifiesto con lo dicho por el presidente López Obrador, quien ordenó a su Consejería Jurídica la realización de auditorías a los fideicomisos, hoy extintos. 

Fideicomisos y fondos fueron objeto de transacciones fraudulentas, desvíos de recursos y usos irregulares que desde el pasado se denunciaban sin éxito; hoy tendrá que saberse qué sucedía y quién lo hacía. 

salvadormartinez@visionmx.com 

Twitter: @salvador_mtz

jl/I