INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio

El Poder Legislativo es una lavadora que hace chaca chaca. Lava, exprime y seca cualquier cuenta pública. Las deja limpiecitas, oliendo a limpio. Que la Auditoría Superior del Estado de Jalisco señala que tal o cual cuenta pública tiene irregularidades, ¡no importa! Cual maestro limpio, cada legislador pone en marcha la lavandería. Porque, cuando se trata de cuentas públicas, todos los políticos, sin importar colores, se ponen de acuerdo.

Antes se le conocía como la lavadora legislativa, y con las reformas a la Ley de Fiscalización quisieron quitar ese mote, pero no sirvió. Esta semana fueron 121.5 millones de pesos que quitaron de un plumazo a cinco municipios, es decir, de un botonazo por 29 legisladores. Sólo los de Morena no lo avalaron. Se beneficiaron priistas, panistas y naranjas, entre ellos el edil zapopano Pablo Lemus. También están cuentas tan altas con casi 100 millones de pesos de Tonalá y otras chirris de El Salto, Jamay y Atemajac de Brizuela. Todo quedó rechinando de limpio.

***

El gobernador Enrique Alfaro Ramírez de plano decidió ya no informar sobre la pandemia, ni siquiera en los boletines diarios. Desde el año pasado dejaron de actualizar el dato de casos activos y a partir del nuevo plan dejaron en el olvido actualizar en el boletín las características de las defunciones, como lugar de fallecimiento y las comorbilidades que tenía cada uno.

Ahora, el mandatario que presumió haber obtenido calificación sobresaliente en cuanto a transparencia, según la revista ARegional, pues simplemente dice que quien quiera conocer los datos sobre la pandemia, que revise el sitio web de Radar Jalisco, como si todos los jaliscienses tuvieran acceso a Internet. Por cierto, ayer llegaron por fin las vacunas que servirán para la segunda dosis al personal de salud. Se suponía que tendría que ser al día 21, pero ya pasaron 36 y apenas comenzará esa aplicación.

***

Desde Jalisco se alza la voz para que AMLO no desaparezca el Sistema Nacional de Transparencia. El Instituto de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Itei), como órgano garante local, convocó a un foro donde se contrastarán argumentos a favor y en contra de que la Secretaría de la Función Pública absorba al Instituto Nacional de Transparencia y etcétera (Inai), pero no parece que alguno de los invitados esté dispuesto a hacerle esquina al presidente.

No es solamente garantizar el acceso a la información, sino evitar que haya uso indebido de los datos personales como en las dictaduras, recalca el comisionado Salvador Romero, del Itei. Y como si se tratara de demostrarlo, casualmente este miércoles el instituto decidió iniciarle procesos al Consejo de la Judicatura y al de Ciencia y Tecnología por denuncias de que vulneraron información personal. Si se acredita la responsabilidad en las acusaciones, podrían echarles unas buenas sanciones a esos organismos.

***

El ex coordinador del gabinete estatal de seguridad Macedonio Tamez, ahora coordinador de la Unidad de Enlace Federal y Asuntos Internacionales, tuvo un ligero tiquismiquis con algunos usuarios de Twitter. Y una de las respuestas que escribió fue: “Soy un defensor de los derechos humanos, pero no de la manera fundamentalista y estulta como lo hacen ustedes, haciendo apología de las faltas al orden público e indirectamente, de la legalidad”.

Obvio, recibió respuestas. Y de pronto (¡caram baram!), ¡desapareció su cuenta! ¡Borró todos sus tuits! ¿Se encorajinó con los respondones?, ¿dejó los frijoles hirviendo en la estufa y en un descuido le puso RIP a su cuenta?, ¿respondió con el látigo de su desprecio tuitero?, ¿un virus informático se coló en su cuenta?, ¿dio un rebozazo tuitero?

qp@ntrguadalajara.com

jl/I