INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Detener la violencia y a los impresentables

Con un poco de prisa, pero con la determinación de 446 votos a favor y uno solo en contra, se aprobó la ley Olimpia con el fin de que la violencia en contra de las mujeres se frene, se sancione y para que quienes la practican y promuevan tengan el castigo que merecen, quienes pretendan ejercerla se limiten y busquen mejores maneras de dirimir sus problemas.

La exigencia social y femenina en contra de la violencia por fin tendrá una normatividad que regule y frene todo tipo de abusos incluida la ciberviolencia en la que se difunden fotografías o imágenes de contenido íntimo y sexual sin aprobación de las y los implicados.

Acostumbrados por los medios a ver como normales los estereotipos de relaciones de dominio asimétrico de los hombres a las mujeres en programas, series, novelas y hasta en anuncios, va a ser un poco más difícil que los medios produzcan y presenten contenidos que reviertan una tendencia más positiva y equilibrada de las interacciones entre géneros. Hoy, si somos exigentes, prácticamente nos quedaríamos sin una programación decente, pues en la mayoría de los medios se nos presentan o promueven “de manera directa o indirecta estereotipos sexistas, se hace apología de la violencia contra las mujeres o se permite la producción y difusión de discurso de odio sexista, discriminación de género o desigualdad entre mujeres y hombres” (Animal Político, 29/04/2021).

Mientras las organizaciones y los colectivos de mujeres que han impulsado y presentado con éxito la ley Olimpia y la sociedad en su conjunto lo celebra, tenemos un cúmulo de personajes que participan en la política local y nacional que no superarían la prueba de cualquier parámetro establecido en la ley recién aprobada. El galardón de los impresentables se lo lleva esta semana el diputado Saúl Huerta, señalado por abusar de un menor y tras la acusación, un cúmulo de jóvenes abusados han corroborado el vergonzoso perfil del diputado poblano. Morena propone que sea expulsado de sus filas, pero el angelito seguirá como diputado.

Con mayor tiempo en cartelera Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón Ramírez aparecieron como candidatos a las gubernaturas de Guerrero y Michoacán por Morena. Acusados por no presentar la relación de gastos de precampaña, y minimizando casos de abuso sexual y violación sus expedientes fueron del partido al INE de ahí al Tribunal Electoral y de vuelta al INE, se les retiró la candidatura, pero se quedaron como delegados en sus entidades. ¡Vaya arreglos tan vergonzosos, para un partido que promueve la transformación de las viejas prácticas políticas, la corrupción y un largo etcétera! El gobernador de Tamaulipas, de extracción panista ha sido desaforado por fraude. Así que todos los partidos tienen cola que les pisen.

Evelyn Salgado Pineda, hija de del cuestionado precandidato, será quien sustituya al ex senador con licencia, en la candidatura de Morena para el gobierno de Guerrero. No es difícil imaginar que “la cargada” política en favor de Salgado se transferirá a su heredera, para asegurar que el mismo grupo de poder mantendrá el control de los guerrerenses, si gana.

Todos los partidos políticos deberán ser más exigentes con los perfiles y trayectorias de las y los candidatos que postulan a puestos de representación o de gobierno, sea en el ámbito municipal, estatal o federal. En sus plataformas los partidos deberán incluir estos temas y exigir a quienes postulan como candidatas y candidatos que cumplan sus compromisos con los institutos políticos que los respaldan y sobre todo con la ciudadanía a la que representan o gobiernan.

*Profesor investigador del ITESO 

jjeosoriog@gmail.com

JB