INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Peleas oportunas por el agua

Los políticos reaccionaron tarde para defender la falta de agua en las colonias de la Zona Metropolitana de Guadalajara. Tuvieron que llegar las elecciones para escucharlos levantar la voz en este tema porque de lo contrario se quedarían callados. 

Lamentablemente la mayoría lo hizo para capitalizar simpatías hacia su instituto político en estas semanas que buscan el voto, y cuando unos cuantos podrían hacer la diferencia para ganar la elección debido a que 13 partidos políticos compiten solos. Ninguno en alianza. 

En general da gusto saber que hay propuestas fuera del gobierno. Se han escuchado desde PRI, Morena, Hagamos y muy escuetamente en el PAN; sin embargo, están cargadas de un interés político que parece invalidarlas y se convierten en un grito en el desierto porque el gobierno en turno no las escucha. 

Como ciudadanos, estos momentos electorales son cuando se consiguen las victorias y se busca el compromiso de los candidatos y de los partidos; incluso el gobierno en turno para resolver sus problemas, pero en el caso del agua hay mucha palabrería y muy pocos resultados. 

Los cambios más notorios o de mayor resultado son cuando llegan las pipas de agua gratis hasta sus domicilios, pero el problema de que les llegue el agua de esa manera no se resuelve. Siguen los tandeos y lo peor es que sin respetar calendarios y sin dar una señal de cuándo esto podría solucionarse. 

La desesperación de quienes llevan semanas con unos cuantos días con agua es tan alta que darían todo por la promesa de que se regularice el servicio, y más aquellas en que ni siquiera una gota de agua ha caído. Como seres humanos, la esperanza muere al último y hasta crees cualquier promesa que pueda darte una solución, la necesitas y te urge. 

Lo malo de estos tiempos es que hay muchas promesas y pocas se pueden cumplir, y quienes lo pueden hacer tienen otros temas más urgentes porque se quedaron sin capacidad para hacerlo. 

Los políticos llegaron tarde para discutir este tema porque solamente dan propuestas de relumbrón o repiten quejas ante los vacíos que ha generado el gobierno en turno sobre lo que no han hecho, y solamente gritan sin poder ser escuchados. No hay respuestas concretas y una muestra de ello fue lo que ocurrió en el Congreso local con la comparecencia de las autoridades estatales. Hubo mucha palabrería y números, pero ningún compromiso concreto: en pocas palabras ese encuentro sólo sirvió para calmar los ánimos de la oposición que seguía pidiendo ese encuentro y le quitaron el cascabel para hacerlo sonar en estos tiempos electorales. 

Desde aquí auguramos que se van a acabar las elecciones y el problema del agua no se va a resolver, simplemente llegarán las lluvias para llenar ese vacío y quitar el calor de los ánimos encendidos por la falta de agua. 

Las soluciones son a largo plazo y ninguna de las que se han comentado hasta el momento convence, es un tema que se tiene que discutir a fondo, pero no se hace. 

El tema del agua es clientelar, es de mucho dinero y es de mucha política y nadie lo quiere ver con ojos del ciudadano, con ojos del futuro de los que vienen, de los que ya no veremos, sólo se quiere ganar como lo ha sido con otros proyectos inmobiliarios. Siempre la ambición gana sobre la razón y sobre la ecología. Otra muestra es la inversión que hay en el tema, pero eso hay que tocarlo en otra ocasión. 

Ya es tarde para quejarse, hay que actuar con razón. 

jessipilar@gmail.com 

JB