INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Señales de advertencia en Huentitán

Este fin de semana los jóvenes y vecinos que mantienen el plantón en lo que han denominado Parque Resistencia Huentitán denunciaron un incidente que, además de llamar la atención, parece peligroso: el incendio de la casa modelo. 

Para quienes no han visitado el predio, la casa modelo se encuentra exactamente al centro del mismo, en una planicie. No está rodeada de árboles u otras construcciones que impidan su vista. 

El 29 de marzo pasado, día que se instaló el plantón, los manifestantes pidieron a los trabajadores de seguridad de la empresa desarrolladora que colocaran sellos en la casa modelo para garantizar que no hubiera daños que luego les fueran achacados a ellos. 

El incendio en la casa modelo es el cuarto que se reporta en el predio donde se pretende construir el desarrollo inmobiliario Iconia desde que comenzó la protesta. Los otros tres se reportaron en las orillas del mismo. 

En este último caso llama la atención que se violaron los sellos, se dañaron las instalaciones eléctricas y se incendió una de las habitaciones. Parece que la intención fue alertar sobre la vulnerabilidad del inmueble, pues la seguridad privada continúa en los alrededores. 

A esos hechos se suman algunos robos, como reflectores, herramientas y botes de pintura que había en la explanada, donde se realizan algunas de las actividades de los grupos en resistencia. Podrían ser hechos aislados o, tal vez, advertencias. 

Porque también ha llamado la atención la pasividad de la empresa y de las autoridades ante la toma del predio. El negocio que está en juego es de varios miles de millones de pesos, como para pensar que lo perderán. 

Cuando comenzó la protesta contra el proyecto de Iconia, la empresa simplemente se retiró. El personal que laboraba en las obras fue despedido y sólo dejaron a los vigilantes. La Federación de Estudiantes Universitarios y los vecinos de Huentitán pidieron que se llevaran la maquinaria y cualquier bien que se considerara de mayor valor, así como la colocación de sellos en la casa modelo. 

En los días posteriores hubo intentos, tanto de la empresa como del Ayuntamiento de Guadalajara de defender el proyecto. Las autoridades municipales publicaron un micrositio con la información disponible, con la que solo confirmaron el incumplimiento por parte de la empresa Operadora Hotelera Salamanca, responsable de las obras públicas que debían entregarse como contraprestación. 

Por su parte, la empresa publicó algunas inserciones pagadas presumiendo algunas obras, aunque no ha podido acreditar el cumplimiento de todos los compromisos que asumió. 

Pero ni las autoridades ni los particulares han intentado recuperar el terreno. La toma del mismo coincidió con los cambios en la presidencia municipal de Guadalajara, por la licencia que solicitó para separarse del cargo Ismael del Toro y luego la salida de quien lo había relevado, Bárbara Trigueros, sustituida unos días después Eduardo Martínez Lomelí, por lo que sin duda esto fue un factor determinante en la falta de acción de las autoridades. 

O tal vez no quisieron usar la fuerza pública en plena campaña electoral. 

Las autoridades y los empresarios tampoco han buscado el diálogo, seguramente porque saben que no pueden defender un proyecto plagado de irregularidades y de incumplimientos que obligaban al Ayuntamiento de Guadalajara a reclamar la rescisión de los contratos y la devolución del predio. 

Porque la realidad sigue siendo la misma: Salamanca no cumplió con las obras que debía entregar y vendió el predio a un tercero, por lo que ya se embolsó 500 millones de pesos. Por su parte, el ayuntamiento sigue sin explicar por qué ha sido tan tolerante a lo largo de todos estos años con el incumplimiento. 

soniassia@gmail.com

jl/I