INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio

Por si no fueran muchos los estragos que ha dejado esta pandemia, la Universidad de Guadalajara (UdeG) revela que tan solo en el ciclo escolar 2019-2020, la deserción escolar, es decir, aquellos alumnos que le dijeron “ai te ves” a sus estudios, se fue al alza. Nada más y nada menos que 5 puntos porcentuales arriba, pues, cheque esto: siete de cada 100 alumnos de bachillerato abandonaron sus estudios, algo así como 11 mil jóvenes. En eso coinciden la UdeG y el Inegi.

Aunque, añadamos, la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ) tiene otros datos… pero en secundaria. Para la secretaría, la cosa va a más a la inversa en ese nivel educativo, pues afirma que en el ciclo 2019-2020 desertó 2.79 por ciento del alumnado. El consuelo es que el porcentaje es diferente al que arrojó a nivel nacional la encuesta del Inegi, la cual indica que en secundaria desertó 4.5 por ciento. En octubre de 2017, el entonces titular de la SEJ, Francisco Ayón, afirmaba que la deserción escolar en secundaria rondaba 5 por ciento. ¿A poco con la pandemia y con otra administración realmente bajó la deserción escolar en Jalisco? ¿Fue un dato volado de Ayón?

***

Ahora que la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió la semana pasada que el cumplimiento de las medidas y acciones urgentes emitidas por el Comité contra la Desaparición Forzada, de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es o-bli-ga-to-rio para las autoridades del Estado mexicano, en sus distintas competencias, lo que se espera es que la gravísima situación de las desapariciones en el país fuerce a que se tenga más eficiencia en las investigaciones.

Y en el caso de Jalisco, que la Fiscalía del Estado, y en particular su fiscalía especializada en desapariciones, reciba más recursos, infraestructura, personal, capacitación y todo lo que sea necesario para que su trabajo tenga mucho mejores resultados. Pero esto también involucra a los otros poderes. En el caso del Ejecutivo y el Legislativo, por ejemplo, falta que agilicen los procesos para destrabar las acciones complementarias a la Ley General de Desaparecidos, que debieron estar listas el 4 de junio. Peeero llegó el periodo electoral y la prioridad fueron las campañas y la jornada de votación, por encima de miles de familias y sus desaparecidos. Y así no se puede.

***

En Puerto Vallarta saben lo que significa que al municipio no arriben los cruceros turísticos. Es mala señal. Se pierde la posibilidad de atender a miles de paseantes que llegan vía marítima, la derrama económica se viene abajo, el desempleo crece y las familias que se dedican al turismo pasan las de Caín. Y peor ocurrió cuando el año pasado se canceló el arribo de los cruceros turísticos por la pandemia de coronavirus.

El desplome de la llegada de cruceros fue terrible para Vallarta. Que la Secretaría de Turismo prevea que se ha iniciado la reactivación económica y turística del municipio, luego de que el primer crucero llegará en agosto, es buena señal. Así que, para favorecer a otras regiones y municipios de Jalisco, que por Diosito no suceda lo que en otras entidades en que está repuntando la pandemia. Cruz, cruz, cruz, que se vaya el virus y que venga la luz… monetaria.

***

Primero, la Secretaría de Salud del gobierno de la Ciudad de México anunció que del semáforo verde retacharían al amarillo. Enseguida, la Secretaría de Educación Pública dio a conocer que desde hoy se suspenden las clases presenciales en las escuelas privadas y públicas para evitar aumenten los contagios de SARS-CoV-2. ¿Y en Jalisco, apá (guiño a los padres por haber sido ayer su día)? ¿Aplica lo de “cuando veas las barbas de tu vecino remojar…”?

qp@ntrguadalajara.com

jl/I