INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio

El anhelo de muchísimos usuarios del transporte (y también del ahora gobernador, de Movimiento Ciudadano y sus alcaldes, en especial de Tlajomulco, que sin éxito demandaron hace años que la Línea 3 del Tren Ligero arribara/partiera de Tlajomulco, su bastión político) es ver concretada la línea 4. Sería la obra del sexenio. Faltaría ver si se concluye en esta administración. El costo se estima en más de 13 mil millones de pesos que, de inicio (reiteramos lo de inicio, porque obra pública que se comienza, luego le duplican o triplican su costo), se tendría que destinar al proyecto de ese transporte. Y es que, según Enrique Alfaro, las obras preliminares arrancan a finales de octubre…

Bueno, el caso es que el gobernador jura y rejura que hasta el presidente Andrés Manuel López Obrador ya está echado pa’lante, y que el próximo martes definen de cuánto será la mochada por estado y por Federación. El gobernador dice que ya tienen avanzado lo necesario para los trabajos preliminares. Sin duda es una buena noticia, sólo habrá que esperar si, como los búlgaros, esos 13 mil millones de pesos no se hacen más de 30 mil, como ya ocurrió con la Línea 3. Y si la obra no deja transas sin aclarar y sancionar, y un desastre en daños a viviendas, negocios, edificios, arbolado y demás, como ya padecimos con la L3.

***

Mientras el gobernador Enrique Alfaro va por retomar el proyecto de la Presa El Zapotillo para garantizar, asegura, el abastecimiento de agua potable para la zona metropolitana tapatía y a León, Guanajuato, expertos reiteran que el vaso localizado en Cañadas de Obregón está plagado de ocurrencias, no tiene datos medibles y verificados sobre su viabilidad, el costo de la obra ya superó el beneficio que tendría y se anegaría a las comunidades que han resistido, o sea, Temaca, Acasico y Palmarejo. Se deben buscar nuevas alternativas.

El martes, durante la reunión con el presidente Andrés Manuel López Obrador, se sabrá para dónde apunta el dedo, que diga, la decisión. Recordemos: no toda, pero sí parte de la clase política no suele escuchar o minimizan a la ciencia… y muchas ocasiones, a las razones.

***

Las sorpresas en el Legislativo local son cada vez más in-ve-ro-sí-mi-les… pero créalas. No les bastó con violar convocatorias para nombrar a consejeros de la Judicatura, por ejemplo, y ahora lo hacen con su Ley Orgánica para darle a un diputado que voluntariamente dejó su partido una presidencia de comisión. Parece que se mantiene la alianza entre Movimiento Ciudadano y los diputados sin partido, Enrique Velázquez y Mara Robles, porque ayer al primero le regresaron la presidencia de la Comisión de Seguridad y Justicia. Esto a pesar de que los legisladores habían cambiado la susodicha ley para impedir que quienes renuncian a sus partidos mantengan presidencias de comisiones, y ahora, al final de la Legislatura, cambiaron de opinión.

Total, esta vez recurren a las garantías que otorga la Constitución para dar lo que políticamente quieren y quedar bien, porque hay a otros a quienes la mayoría parlamentaria no los ha tratado así, y la justificación fue ¡que no lo pidieron! Ái dedúzcale.

***

Empleados de la Secretaría de Salud Jalisco por más que buscaron la cédula profesional de la directora de recursos humanos, Alicia Sánchez Cuéllar, no la encontraron. Desde hace tiempo dudan que se haya titulado. Y que aun así esté firmando como LAE hace años, los hace preguntarse si está desempeñando un cargo que requiere un título del que podría carecer.

Están pidiendo a las autoridades de salud que desmientan lo anterior o que la sancionen, en caso de que esté infringiendo la ley. Pero, dicen, no los escuchan. O sea…

qp@ntrguadalajara.com

jl/I