INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Democracia en declive 

La semana pasada comenzó su mandato la 63 Legislatura del Congreso del Estado de Jalisco, que desde el inicio ha marcado sus posturas y temas en la agenda parlamentaria. Una de las promesas compartidas ha sido pretender ser un contrapeso real al Poder Ejecutivo y defender la división de poderes. La actuación de las instituciones democráticas en Jalisco ha presentado características adversas a la democracia, pareciendo que en el estado no existe la separación de poderes. La debilidad del Legislativo estatal y su incapacidad para frenar arbitrariedades en varias ocasiones resultó en la desprotección de la población jalisciense y la limitación de sus derechos fundamentales.  

La Legislatura pasada se caracterizó por la sumisión incondicional al gobierno de Jalisco, que marcó su agenda de trabajo siguiendo una dinámica de negociaciones y favores, en vez de atender las problemáticas que aquejan a las personas que les dieron su voto de confianza. La ausencia de un verdadero control y rendición de cuentas, permitía actuar al Ejecutivo estatal de manera impune y descontrolada frente a su omisión en materia de seguridad, incluidos los hechos de suma gravedad como fue la oficialmente reconocida infiltración de grupos de la delincuencia organizada en la estructura e instalaciones de la Fiscalía del Estado de Jalisco. La pasividad del Poder Legislativo fue muestra de complicidad que favoreció la concentración del poder político, obstaculizando los avances y acercándonos a las cada vez más visibles muestras de autoritarismo en el estado, sin ningún tipo de cuestionamiento. 

El ex presidente de la Comisión de Derechos Humanos y Pueblos Originarios del Congreso señaló que la 62 Legislatura ha pasado en la historia por ser una de las más productivas. Sin embargo, el ex diputado se encargó de mentir a familiares de personas desaparecidas, negociando a sus espaldas y traicionando su confianza. Se considera que la aprobación de las leyes en materia de desaparición fue un gran logro del Congreso local, mientras tanto lo que se olvida es la omisión y retraso de las y los diputados por 31 meses, puesto que el plazo previsto para su aprobación venció en julio de 2018, además del desgaste que generaron múltiples intentos de aprobar estas leyes sin la participación de las familias. Tampoco desde mayo de 2021 se logró realizar la toma de protesta de una familiar de personas desaparecidas, integrante del Consejo Ciudadano de Búsqueda. 

La Legislatura pasada también se destacó por nombramientos irregulares, politizando aún más el Poder Judicial, comparecencias a modo y la falta de control sobre el actuar del Ejecutivo y supervisión del ejercicio de recursos. Además, se atacó al Sistema Estatal Anticorrupción, se trató de legalizar los abusos mediante la iniciativa de ley de cubrebocas, y hubo pasividad para propiciar avances en aspectos relevantes para la ciudadanía, tales como la despenalización del aborto, violencia de género, matrimonio igualitario, prevención, creación de la fiscalía especializada para investigar los delitos de tortura, salud pública, combate a la pobreza o avanzar con la ley de víctimas presentada desde el año 2019. También se dieron retrocesos en materia de derechos de las mujeres, desapareciendo el Instituto Jalisciense de las Mujeres. Ahora está en manos de quienes conforman la Legislatura 63 de atender los pendientes y abonar a que la mejor calidad de vida y los derechos de las y los jaliscienses sean una nueva realidad. 

En los tres años que duró la 62 Legislatura se ha ignorado a la sociedad. Frente al rol fundamental del Poder Legislativo para la democracia, es necesario comenzar a fomentar los procesos de escucha y participación, y voltear hacia la sociedad, sus necesidades y problemáticas que enfrentan, cumpliendo con su representación y dejando de lado el actuar por los intereses políticos y personales. Las primeras pruebas para la nueva Legislatura constituirán un verdadero y crítico ejercicio de rendición de cuentas, durante la glosa del informe del gobernador y la aprobación del presupuesto de egresos 2022. 

anna.chimiak@gmail.com

jl/I