INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

¿Diputados independientes?

Desde la anterior Legislatura se ha cuestionado mucho a los diputados locales sobre su independencia política y de acción debido a los antecedentes comprobados de aprobar todo lo que el gobernador les envía sin discusiones, y muchas veces de fast track. 

Estos cuestionamientos vuelven a surgir en la actual Legislatura, a veces manipulados por otros actores políticos que quieren llevar agua a su molino, pero que en el fondo pueden tener algo de razón en sus argumentos. 

En esta 63 Legislatura por tener una mayoría de diputados sin experiencia se les cuestiona más fuertemente su capacidad de tomar decisiones con sus propios criterios, que abogamos puedan definir con prontitud. 

Aunque apenas llevan un mes en el cargo han dado motivo para que estas suposiciones puedan ser ciertas, y aun así nunca es tarde para que puedan demostrar esta independencia que les exigen y que les llega a molestar por ser cuestionados al respecto. 

La solución es muy sencilla: lo único que tienen que hacer es apegarse a lo que dice la ley en cuanto al deber ser de la figura de diputado local, prepararse en el conocimiento de las normas internas del proceso legislativo y empaparse de los temas que se discuten. 

Simplemente deben estudiar como si fueran a la escuela legislativa, rodearse de gente con experiencia en la materia para que les indique el camino y no lo hagan a ciegas y hacer la tarea en cuanto a elaborar las iniciativas de ley que deben de presentar y estudiar las que les envía el gobernador con un sentido crítico. 

El detonante para poder tener esa independencia tan cuestionada por las acciones de sus antecesores y la incredulidad que existe contra ellos sería simplemente tener un sentido crítico cuando se trate de aprobar cualquier ley que se vea en el Poder Legislativo. 

Además, evitar la tentación de dar por sentados los hechos o esperar a que otros les digan cómo votar y siempre cuestionar cuando les planteen asuntos para saber si la decisión que les proponen es la más correcta pensando en el bien del jalisciense, y no únicamente el interés político. 

Como el Poder Legislativo es un ente totalmente político, por lo tanto, entendemos que hay intereses de partido y de gobierno o incluso de oposición que deben cuidar y es válido; sin embargo, deben contar con argumentos para manifestar su postura sobre el tema y evitar que sean sorprendidos leyendo un guion para repetir como merolicos o como marionetas lo que les dicen que digan sin ni siquiera ponerles su estilo. 

A los actuales diputados les queda mucho tiempo por delante para mostrar sus capacidades, sobre todo su independencia si es que quieren sacudirse este estigma, sobre todo en esta semana, donde han sido criticados específicamente por estas acciones. Un estigma que les han impuesto muy fuertemente y algunos con sus acciones lo han evidenciado. 

Esta Legislatura no debería dar entrada a la improvisación, sino que debería estar preparada para poder demostrar que puede ser mejor que sus antecesoras, lo cual sólo se demuestra con acciones y reflexiones. 

Lo que dejen de hacer y el papel que quieran desempeñar será muy notorio y definirá el rumbo político que tendrán en lo individual e históricamente. 

Un mes ha sido tiempo suficiente para vislumbrar la novatez de la mayoría de los diputados locales y su gran interés por destacar y trascender, desde aquí decimos que tienen mucho tiempo para poder demostrar con hechos que dejarán huella por sus ideas, por sus opiniones y por sus acciones, no por su obediencia y sumisión al Ejecutivo. 

El reto está lanzado para que puedan trascender como unos diputados independientes si lo quisieran y quitarse esa pesada losa. ¿Querrán? 

jessipilar@gmail.com

jl/I