INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Calaverandia ‘nice’

Sin duda, los organizadores de los espectáculos temáticos Calaverandia y Navidalia querían elevar el estatus de su evento y, aprovechando el éxito y el gusto que han tenido en la gente, decidieron simplemente mudarse a un lugar nice, con todas las mejoras que le implican.

El nuevo escenario era excelente para sus pretensiones de espacio y acceso vial, incluso para hacer lucir un evento de esta naturaleza, pero nunca les importaron los daños colaterales bajo el pretexto de que sería temporal y sólo ocuparían 4 de las 108 hectáreas.

Lo único bueno en esta historia es que todo se revirtió y tendrán que dejar la sede elegida del Parque Metropolitano y regresar al Parque Ávila Camacho, donde el estatus lo otorga el espectáculo, pero al parecer era insuficiente.

Una de las justificaciones que dio la empresa AlteaCorp fue que les faltaba estacionamiento, porque el espacio que antes usaban ya estaba ocupado por otro espectáculo; un argumento difícil de creer, porque precisamente este espacio verde también sufre del mismo problema y los conductores se colocan en doble fila o invadiendo áreas prohibidas.

Aquí la historia no termina porque todavía deben dar explicaciones del porqué se creyó que rentar uno de los parques más grandes de la zona metropolitana era una buena opción para un evento masivo, sin pensar en los daños que ocasionarían a la fauna y flora, y obviamente a los vecinos.

Queda demostrado que los perjuicios sociales y ambientales fueron nulificados en la toma de decisiones y que el poder del capital y del espectáculo ganó.

También nos hace falta una explicación de quién o quiénes fueron los que validaron la mudanza del evento y autorizaron su operación, cuáles iban a ser los beneficios sociales que atraería a un espacio público que no es la primera vez que tratan de privatizar temporal o permanentemente.

Simplemente los alcaldes de Guadalajara, Pablo Lemus, y de Zapopan, Juan José Frangie, se lavaron las manos sobre estas decisiones aventando la bolita al gobierno del estado, porque la autoridad responsable es la Agencia de Bosques Urbanos.

Aun así, es poco creíble que no hayan conocido de este cambio de sede y que lo hubieran avalado sin pensar en las consecuencias sociales que esto generaría, y si no fuera por la presión social se habría realizado sin que ninguna autoridad hubiera reflexionado como lo hacen ahora.

Y es que este espectáculo es digno representante de nuestras tradiciones mexicanas a un alto nivel y de buena calidad; sin embargo, esto no quiere decir que pueda desarrollarse en condiciones que pongan en riesgo al medio ambiente o a una parte de la sociedad.

El alcalde de Zapopan es el primero que debe dar explicaciones de cómo permitió que un evento de esta naturaleza se construyera en el parque de su municipio, sin pensar en las afectaciones, porque la excusa de que sólo dieron la licencia para la venta de boletos es insuficiente, porque entre sus facultades está velar por el bien de los zapopanos.

Aunque la operación del evento era a través de la Agencia de Bosques Urbanos, no lo exime de su responsabilidad de vigilar lo que se hace en su territorio y que sea en perjuicio del medio ambiente y la tranquilidad del lugar.

Tampoco es creíble que los altos funcionarios del gobierno estatal no estuvieran enterados de la derrama económica que les prometieron generar y de los cambios en el proyecto, y es un hecho de que nunca pensaron en los daños que sufriría el parque, la molestia social y la incongruencia reglamentaria al permitirlo. Aquí pesó más quedar bien con los empresarios que ver por los usuarios del parque.

No es la primera vez que quieren darle otro uso al Parque Metropolitano; su gran extensión permite que la creatividad y la audacia política busquen la manera de darle otro uso, pero pensando en una retribución económica.

La intención este año quedó en el pasado y el futuro aún preocupa, por lo que antes de darle carpetazo al asunto deben los alcaldes, regidores, diputados y el propio gobernador garantizar su protección jurídica para que esto nunca más vuelva a ocurrir.

jessipilar@gmail.com

jl/I