INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

¿Parque o basura para el Colli? 

El Ayuntamiento de Zapopan tiene menos de 90 días para decidir si deja de violar la ley en Paraísos del Colli o si persiste en ir contra sus propias normas. 

El pasado 22 de septiembre, la jueza federal Mabel Cortez Navarrete resolvió un juicio de amparo en favor de habitantes de Zapopan y le dio esos 90 días al gobierno municipal para acatar la resolución. 

Con la decisión, la jueza exige solución a un conflicto que generó la propia autoridad municipal cuando, en 2019, instaló en un predio de avenida El Colli y Periférico un estacionamiento para sus más de 200 camiones recolectores de basura. 

El problema fue que ese terreno estaba contemplado para un espacio verde y abierto, recreativo; en cambio, vecinas y vecinos de Paraísos del Colli recibieron malos olores, proliferación de fauna nociva como moscas y ratas, y contaminación. 

La resolución judicial señala, sin lugar a dudas, que con esa acción el gobierno municipal violó su propio Plan Parcial de Desarrollo Urbano. 

Es decir, la autoridad encargada de poner orden puso el desorden y quebrantó la ley. 

La jueza advierte que, si se respeta la norma, en ese predio de hectárea y media de extensión únicamente puede haber los siguientes servicios: jardín vecinal, plazoletas y rinconadas, juegos infantiles, jardines y plazas, parque de barrio, plaza cívica, alberca pública, canchas de futbol y futbol rápido, canchas deportivas, pista de patinaje sobre ruedas, parque urbano distrital, unidad deportiva, arenas, centro deportivo, escuela de artes marciales, escuela de natación, gimnasio, pista de hielo y squash. 

Un aspecto importante que la jueza tomó en cuenta para dictar su resolución es que dentro del terreno hay cuatro pozos de absorción. Estos espacios están diseñados para que el agua se infiltre al subsuelo, a los mantos acuíferos subterráneos. 

La jueza ordenó al perito oficial Roberto Acosta Puente analizar la situación ambiental de los cuatro pozos. El experto realizó trabajo de campo, tomó muestras analizadas en laboratorio y comprobó que en el agua de los pozos hay aceites provenientes de derrames de residuos peligrosos y líquidos lixiviados que se derraman de los camiones recolectores de basura. 

Es decir, el gobierno de Zapopan está inyectando aceites y los tóxicos juguitos de la basura a los mantos acuíferos de los que luego se abastece la ciudad de agua potable. 

La conclusión del perito oficial es tajante: “El H. Ayuntamiento de Zapopan NO está utilizando sistemas de seguridad ambiental NI de salud hacia la población vecina”. 

Ante la evidente violación a los planes parciales de desarrollo urbano y los malos manejos del sitio que generan afectaciones ambientales y a la salud, la jueza federal resolvió proteger a los habitantes de Paraísos del Colli y ordenar al Municipio reubicar el estacionamiento de camiones de basura. 

Con esta decisión, la jueza hace justicia a la lucha que por más de tres años han dado vecinas y vecinos de la zona. 

Ahora que la justicia federal le da la razón a la gente de la colonia, la decisión está en manos del alcalde Juan José Frangie Saade, quien era jefe de Gabinete del Ayuntamiento de Zapopan cuando se instaló el estacionamiento. 

Puede reconocer el error, cumplir la ley, escuchar a los vecinos y regalarles, especialmente a las niñas y los niños, un nuevo parque o unidad deportiva. 

O puede empecinarse y alargar con recursos legales un conflicto que afecta la salud, el medio ambiente y la calidad de vida de la gente de Paraísos del Colli. 

Twitter: @jcrtoral

jl/I