INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio

Lo que está pasando es para ocuparse e indignarse. Más de 3 mil pacientes trasplantados de riñón de Jalisco, Michoacán, Puebla, Chihuahua y Aguascalientes recibieron medicamentos de baja calidad, lo que pone en riesgo la viabilidad del órgano y la vida de los pacientes, como denunció Mili Naveja, de la asociación Donación de Milagros.

El malogrado Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) compró 10 mil cajas del medicamento de baja calidad y lo distribuyó no sólo en Jalisco. En 2019 también hubo problemas con el medicamento para personas trasplantadas, pero en aquella ocasión era falsificado y ahora es de baja calidad. Total, ni los diputados locales aprobaron la donación voluntaria de órganos, como son los riñones, y ahora los enfermos siguen con problemas con los medicamentos. Uf.

***

El caso de pacientes en riesgo de rechazar su trasplante de riñón por mala medicación hace evidente la necesidad de una figura de acción colectiva en la legislación mexicana, explica el especialista Rubén Ortega Montes. Esas personas van a tener que ir cada una por su cuenta a presentar denuncias penales ante la Fiscalía General de la República (FGR) y quejas ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para buscar que las atiendan adecuadamente.

También podrían presentar demandas de amparo cada quien aparte, pero todo sería más sencillo para las víctimas si se modificaran las leyes para permitir esa figura que existe en otros países. Y todo porque la calidad de los fármacos de la empresa RAAM no es comparable con la de los medicamentos de patente. Hay evidencias de ello, pero no se han emitido sanciones y el IMSS ya le dio carpetazo a ese caso desde hace tiempo. Así, como se lee.

***

El gobernador Enrique Alfaro y los gobiernos emecistas quieren vender la idea de que pavimentar los parques y construir torres cerca es mejorar la calidad de vida de los vecinos, cuando lo único que hacen es generar un sinfín de problemas que se quedan con los colonos cuando ellos se van del gobierno. No solo es el caso del Parque San Rafael, también es el Parque Morelos.

En 2018, como alcalde, Alfaro emprendió un proyecto para pavimentar el parque. Tiró más de 2 mil árboles y esto generó inundaciones. Ahora, construirán torres alrededor, lo que dará al traste con los ya deficientes servicios públicos de esta zona. No hay agua potable de calidad ni en cantidad, el drenaje no sirve, la basura pasa dos días a la semana y el rumbo es un punto muy inseguro del que los policías ni se acuerdan que existe. Aun así, van a llevar más viviendas sin ampliar los servicios. Ah, pero si alguien critica es porque quiere que le vaya mal a Jalisco.

***

Luego de que se cancelaran los parques temáticos Navidalia y Calaverandia en el Parque Metropolitano, vecinos como son los de la colonia Arcos de Guadalupe continúan con su postura de que no se organicen ahí eventos que dañen este espacio deportivo, recreativo y de convivencia familiar. Les preocupa que las autoridades ya anunciaron que las Fiestas de Octubre pretenden organizar eventos en el Metropolitano o que el Festival de la Cerveza se dispone a también ocuparlo.

Que se respete el reglamento del Metropolitano, que se evite la pirotecnia o colocar luces en el arbolado, que se consulte a vecinos y usuarios, que un bosque público no sea usado para negocios privados son algunos de los piensos de los colonos. Una de sus demandas de ya, ahorita, es que se reparen los daños que se ocasionaron al parque preparando el terreno para los eventos cancelados. Urge, en sí, revisar las facultades del Ayuntamiento de Zapopan y de la Agencia Metropolitana de Bosques Urbanos. Hay ahí chamba pendiente de las autoridades, pues.

qp@ntrguadalajara.com

jl/I