INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio

De los 17 servidores del Congreso local, 14 quedaron a merced de los hackers. Todo pasó desde el fin de semana, y hasta ayer aseguraban que no hay una petición de dinero para rescatar la información, lo cual suena extraño, porque generalmente la intención es conseguir dinero cibernético, y suele ocurrir por correos que se abren con virus que llegan a colarse en el sistema, como ha pasado en empresas públicas y privadas.

En el Congreso han negado que esto haya ocurrido, pero tampoco han dado alguna explicación de cómo sucedió el hackeo. Ahora, a cargar toda la información a los mismos servidores, que será una labor titánica. A los calificativos de la Legislatura añadamos de hackeada. Sumemos entre los hackeados al Instituto de Información, Estadística y Geográfica del Estado.

***

Así como han sacado para cargos públicos convocatorias con procedimientos viciados que pueden ser cuestionados legalmente y que les pueden enmendar la plana, los diputados de nuevo la hicieron. Recordemos que ocurrió con el Itei, que está con dos de tres integrantes por el juicio legal, y la CEDHJ, y ahora le tocó al Instituto de Justicia Alternativa.

El que podría perder más porque mancharía su trayectoria es el titular del instituto, Guillermo Zepeda Lecuona, que busca la ratificación y que con tal de que sea elegido le pusieron el camino fácil, sin exámenes de control de confianza, ni de conocimientos, como obliga la Constitución local. Con alfombra roja, pues.

***

Los que ayer huyeron silenciosamente fueron los diputados locales de Morena, que sólo acudieron a la sesión plenaria del Congreso local como estudiantes de medio pelo, para decir presente y se salieron. Todo para hacer bola en la entrega de obra del alcalde guinda de Ocotlán, Josué Ávila Moreno. Las irregularidades al votarse la convocatoria para elegir al titular del Instituto de Justicia Alternativa no les importaron.

***

El sindicato de la Universidad de Guadalajara le reclamó al gobernador que ande diciendo quesque le está dando dinero extra a la UdeG para que incremente los salarios de los trabajadores. Jesús Becerra, líder sindical, le dijo que este presupuesto de 300 mdp no es una dádiva ni muestra del gran corazón de Enrique Alfaro. De hecho, dijo que es todo lo contrario. El mandatario firmó el convenio en diciembre para un recurso que debió llegar a la UdeG en febrero.

Es decir, va 11 meses tarde, nomás poquito. Lo acusaron de usar políticamente el presupuesto y que sus decisiones tardías, que calificaron como irresponsables, pueden tener consecuencias para la casa de estudios, pues el año está por terminarse y, si no ejerce el dinero antes de enero, tendrá que regresarlo al gobierno federal. Otra arista del pleito, pues.

***

El lema de Movimiento Ciudadano, que asegura ser “el movimiento de la alegría”, como que no encaja en el perfil y situación política del gobernador Enrique Alfaro Ramírez. Como que trae muina, pues. Y es que, con su ya prolongado pleito con la Universidad de Guadalajara, que trasciende no vio con buenos ojos el senador Dante Delgado, el mandatario dio el rebozazo, y tras el fracaso del boicot a la Feria Internacional del Libro (FIL) Guadalajara no acudió a la pasarela de la Convención Nacional Democrática Extraordinaria de MC.

De asiduo participante convencionista, ahora les hizo el feo, mientras el otro gobernador naranja, el de Nuevo León, Samuel García, aprovechó el foro para anotarse con miras a la candidatura de MC por la Presidencia de la República. Con sus ganas de ser el abanderado de todo, si es posible, Alfaro Ramírez se muestra más como un personaje político con rabietas que pierde oportunidades. Y ya le quedan solo dos añitos a su gestión… O sea…

qp@ntrguadalajara.com

jl/I