INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

La impunidad pasea por Roma

Cuando la impunidad pasea por Roma o cena pato en un restaurante de lujo, sólo la voz de los ciudadanos tiene el poder de incomodar. 

Una mexicana grabó a Enrique Peña Nieto saliendo del lujoso hotel La Ville, en Roma, Italia, donde pasar una noche tiene un precio que supera los 40 mil pesos. El ex mandatario escuchó que la joven lo llamaba ratero y se escondió detrás de un muro hasta que llegó el taxi que esperaba, al abordar el vehículo, la joven le gritó: “Ratero”, “vas a ir a la cárcel”. 

Peña Nieto, tal vez seguro de su protección, saludó con su mano como si de Johnny Depp se tratara. ¿Es un mensaje?, ¿es una reacción provocada por el cinismo?, ¿no escuchó los gritos y pensó que eran aclamaciones? Con personajes como este priista es difícil saber de qué se trata, durante su mandato en muchas ocasiones, por sus fallos, era incomprensible que este hombre fuera el autor de tanto saqueo. Ante personajes como Peña Nieto que pasean impunes, los ciudadanos tenemos el poder de confrontarlos, de incomodarlos, porque la autoridad parece que no tiene manos ni voz. 

Sobre la difusión del video del ex mandatario en Roma, el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró este lunes y cito textual: “No me meto en eso”. 

¿Es una broma? “No me meto en eso”. ¿Qué clase de respuesta es ésta? López Obrador es el impulsor de la fallida consulta popular para meter a la cárcel a los ex presidentes desde Carlos Salinas hasta Enrique Peña Nieto y ha sido el principal crítico a este periodo histórico, que llama el periodo neoliberal. 

Su respuesta de “no me meto en eso” es sorprendente; muchos de los seguidores y muchos de los votantes que lo eligieron en las elecciones de 2018 esperaban sin duda que los corruptos tuvieran por fin un castigo. 

Este castigo anda sobre un caracol porque no vemos avances; Emilio Lozoya goza de su estatus de testigo protegido de una investigación empantanada en los videoescándalos. 

Por otra parte, la impunidad en Pemex sigue, la familia Romero Deschamps sigue siendo parte de la nómina de la paraestatal; por ejemplo la hermana de Romero Deschamps, María Esther, sigue cobrando en Pemex cada quincena un sueldo bruto de más de 44 mil pesos, esto de acuerdo a los datos del portal de la nómina del gobierno de México. 

Conforme avanza el sexenio de Andrés Manuel López Obrador, la incomodidad en la ciudadanía que esperaba un cambio en cuanto al combate a la corrupción empieza a crecer y es normal. 

Se espera un castigo ejemplar para todos los corruptos de los sexenios pasados, en especial del de Peña Nieto y el de Felipe Calderón. Pero aún no pasa nada. 

Aunque hay que reconocer que empezó bien, se detuvo a Genaro García Luna, quien fungió durante el gobierno de Calderón como secretario de Seguridad; bueno, lo detuvieron las autoridades estadounidenses. Entonces, parecía que habría castigos, pero poco a poco, esta idea ha ido mermando. 

Estamos a la mitad del sexenio del presidente de la cuarta transformación y esperemos que la justicia y el castigo aceleren su paso porque los ciudadanos sí estamos dispuestos a denunciar y a gritarles en su cara que son unos ladrones. 

Es una gran acción de una ciudadana valiente que incomodó a la impunidad, me parece bien que Peña Nieto sepa que donde vaya la gente lo va a denunciar, ojalá las autoridades hagan lo suyo, el tiempo pondrá a cada quien en su lugar. 

mtorres@siker.com

jl/I