INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Sin evaluación del ‘ombudsperson’

Los legisladores locales están listos para nombrar al próximo titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ) por cinco años, pero se les olvida crear un proceso de evaluación de quienes han nombrado para saber si tomaron la mejor decisión y si el elegido hizo bien su trabajo. 

Tuvo que surgir un nuevo Observatorio Ciudadano por el Derecho Humano a la Verdad del Pueblo de Jalisco, integrado por colectivos y asociaciones civiles, para recordarnos que en 30 años que lleva integrado este organismo independiente no se ha hecho una evaluación profunda sobre lo que ha logrado o dejado de hacer en materia de derechos humanos. 

Esta tarea está pendiente desde hace décadas sin que nadie se tome la calma de revisar a los titulares; se nombraría al sexto, y no se ha evaluado su actuación en temas que han marcado al estado como ejecuciones extrajudiciales, etnocidios, ecocidios, detenciones arbitrarias, casos 22 abril y 28 de mayo, desplazamientos y otros. 

Este observatorio enumeró muchos temas del pasado y del presente que están sin respuesta o que nos marcaron como sociedad, y poco se ha reflexionado sobre cómo se actuó o si todavía hay cuentas pendientes. 

Mucho menos se ha pensado en evaluar el actuar de quienes han ocupado este cargo para poder tener bases de cómo trabajan y qué debería de pedírsele al siguiente. 

Parece que los diputados locales tomarán la decisión del sucesor de Alfonso Hernández Barrón de manera superficial, porque sólo observarán su currículum, su trayectoria profesional y se basarán en la entrevista y el ensayo que presenten para conocerse más; sin embargo, el tema de derechos humanos últimamente ha avanzado tanto que se debe pensar también en qué asuntos y qué aspectos están pendientes en nuestro estado para buscar a la mejor persona que pueda combatirlos y provocar el cambio. 

Empero, en este aspecto, la sociedad civil organizada lleva la ventaja porque se han preparado y actualizado sobre estos temas, y en ocasiones se ponen al tú por tú con las autoridades para defender sus derechos y sus causas. 

En cuanto a la elección del ombudsperson se mantiene sin cambios en todas estas décadas; y lo increíble es que están siguiendo casi el mismo modelo de evaluación y elección sin interés en hacerlo diferente. 

En este mes arrancó el proceso de elección y ayer se venció el plazo de los registros. Según este observatorio aún hay tiempo para reflexionar en el tema de analizar el perfil que se busca para defender a los jaliscienses y contar con la mejor persona que pueda cubrirlo. 

Obviamente la decisión de esta elección recae en el Poder Legislativo, pero estos colectivos y asociaciones civiles piden ser tomados en cuenta con voz para hablar sobre el perfil y la trayectoria de quienes se registraron, y habría que ver si los legisladores están dispuestos a compartir el análisis y la evaluación con ellos. 

En el pasado había buenas experiencias de compartir la evaluación con los organismos ciudadanos como en la elección de cargos con el Instituto de Transparencia, Información Pública y Protección de Datos Personales (Itei), salvo lo que ocurrió en este año que hay posturas encontradas y ya no les gustó a los actuales diputados tanto apoyo e injerencia. 

Y hasta el Consejo Consultivo se retiró del proceso por estas diferencias, y esto pone en tela de juicio si serán capaces de escuchar a otros si no están dispuestos a hacerlo. 

En esta Legislatura se están dando pasos hacia atrás en cuanto a la participación de otros actores, porque ya no tienen interés en escucharlos y aceptar sus sugerencias, ya que consideran que están sesgadas y politizadas. 

Y ahora, la premisa que se está aplicando es evitar las interferencias externas porque consideran que van en contra de sus decisiones y sus posturas. Parece que no confían en nadie más que sus filias y sus fobias. 

jessipilar@gmail.com

jl/I